dimecres, 26 d’octubre de 2016

Entrevistes: José Fernández

Desprès d'un breu parèntesi tornen les entrevistes, aquesta vegada el protagonista no és altre que el José Fernández, un bon amic amb qui sempre compateixo alguna sortida i algun àpat quan vaig a Astúries, un fotògraf a qui admiro des de fa molts anys ja que el considero un referent en alguns apartats de la fotografia de Natura que tant ens apassiona.
D'ell en destacaria que és un dels grans coneixedors de la costa asturiana, controla com ningú les condicions atmosfèriques, les marees i arrisca algunes vegades més enllà de lo prudent, coneix el cel, té un gran treball sobre la fotografia estel·lar i és un defensor aferrissat de les fusions lumíniques per aconseguir un ampli rang dinàmic a les seves fotos, no m'enrotllo més i us deixo amb la entrevista:

1 - Defínete como fotógrafo de Naturaleza, principales virtudes/defectos

Mi visón fotográfica está fuertemente sesgada por mis gustos del mundo de la pintura y muy especialmente de la corriente romántica que descubrí en mi época de estudiante en el instituto. Paisajes dramáticos, en claro oscuros con un fuerte impacto visual que realmente me impresionaban. Mientras preparaba un trabajo sobre una exposición de pintores del romanticismo descubrí una definición que sobre esta corriente hacía uno de los primeros poetas representativo de ella. Novalis definía al romanticismo como “dar a lo corriente un sentido sublime, a lo cotidiano una apariencia misteriosa, a lo conocido la dignidad de lo desconocido, a lo finito un semblante infinito para que de ese modo se ponga en marcha la fuerza mágica de la imaginación”. Pensado detenidamente ésto es lo que transmite muchas de las pinturas de esa corriente y esto siempre estuvo latente en la intencionalidad de mis imágenes de paisaje. Me encantan las luces “metálicas” y muchas veces monocromáticas de los cielos tormentosos a los coloridos atardeceres pues en mi opinión ensalzan al paisaje dándole un sentido sublime.
Yo creo que una de mis virtudes como fotógrafo es la pasión y dedicación que pongo en mis composiciones. Vuelvo una y otra vez a la localización elegida hasta conseguir las luces que me gustan, y en ocasiones son muchas veces.
En contraposición la impaciencia me ha llevado a retirarme prematuramente de localizaciones y perder luces realmente increíbles que se presentaron cuando ya estaba en el coche de vuelta a casa, éste es mi peor defecto fotográfico y que frecuentemente me recuerdo a mí mismo para no perder más oportunidades.       

2 -  ¿Crees que la fotografía de Naturaleza actual es mejor o peor que la de la época analógica?

Desde el punto de vista técnico sin ninguna duda la fotografía actual es superior y lo será más en el futuro. La mejora de la tecnología ha permitido obtener imágenes antes imposibles, tanto para profesionales como para aficionados. Pero no debemos olvidar que eso es solo una parte de la imagen y no la más importante, el mensaje de la misma sigue teniendo igual dificultad ahora que hace cien años. La creatividad que hace transmitir ese mensaje nada tiene que ver con la tecnología, está en nuestro cerebro y la evolución humana no tiene cambios significativos en periodos tan cortos. Si podemos decir que la fotografía actual es con diferencia más universal, y simplemente por ello es más probable que actualmente existan muchos más fotógrafos de calidad que antes. Pero en mi opinión no implica que la calidad fotográfica en sentido artístico sea superior, puede que apurando la clasificación la mejora tecnológica la convierta en más espectacular pero nada más.   

3 - ¿Eres propenso a cambiar a menudo de marca buscando un supuesto mayor rendimiento técnico?

En absoluto. Mi primera cámara fue una Nikkormat FT3 que todavía funciona correctamente y a partir de ella fui sumando objetivos, algunos de ellos legendarios de Nikon y todos de segunda mano en perfecto estado. En la época que hacía mucha astrofotografía ocurrió que al principio las cámaras digitales Canon tenían ventajas técnicas sobre las Nikon. Eso hizo que cambiara de marca, pero al coincidir con mi primera cámara digital seguí utilizando los objetivos de Nikon con su correspondiente adaptador. Todavía hoy en día sigo utilizando en fotografía de paisaje algunas de las ópticas Nikon en mi 5DMIII.  
Pero en mi opinión, el software actualmente ha borrado casi totalmente las ventajas técnicas que presentan diferentes sensores y/o marcas. Y es que no tenemos que olvidar que en la fotografía actual es mayor la contribución del software pues el uso adecuado de éste, pone en igualdad de condiciones sensores de diferentes rangos dinámicos y calidad. Incluso las ventajas que antaño tenían formatos de imagen superiores a los 35 mm, hoy en día se han difuminado considerablemente con el uso de Photoshop y técnicas de software.
Playa de Campiecho
4 - ¿Participas habitualmente en concursos? si/no.... razona el porqué

El primer concurso al que me presenté fue el I Concurso Internacional “Imagen Astronómica” del año 1999 organizado por la Agrupación Astronómica de Gran Canaria, donde gané el primer premio en la categoría de focales cortas. Una fotografía de un bello paisaje invernal del macizo de Ubiña con Orión como protagonista. Un año antes ya había comenzado mi parón fotográfico con motivo del nacimiento de mis hijas y las responsabilidades correspondientes. Cuando de nuevo retomé intensamente la fotografía de paisaje ya lo hice con tecnología digital. Y rápidamente me di cuenta que para obtener la calidad que siempre deseaba en mis imágenes ahora lo podía hacer utilizando la técnica de fusión de luminancias que en aquel momento empezaba a despuntar. Sin duda alguna esto representaba un lastre para concursar y aunque al principio fue algo decepcionante, seguí adelante en el camino elegido lo que significó que nuca más me presenté a concurso alguno, y ahora ya ni me lo planteo.
En cualquier caso nunca entendí esas exigencias de un solo raw y su, textualmente,  “ajuste básico” de la mayoría de los concursos, realmente pienso que es debido más a un desconocimiento que la tecnología digital esconde detrás de si que a otra cosa. Nuestra visión de una escena pasa a ser la “realidad” de un raw cuando como fotógrafos hacemos click. Y técnicamente nuestra “realidad” visual y la de un raw nada tienen en común pues su respuesta a la luz y la de nuestro sistema visual es totalmente diferente, la primera es lineal y la nuestra no. Transformar por software la respuesta de un archivo raw en nuestra visión es una alteración en toda regla del mismo que se aleja totalmente de ser básico, esto no es una opinión es una realidad matemática. Y ya no digamos nada cuando se puedan hacer ajustes brutales a los raws de futuros sensores de 18 EV de rango dinámico, por poner un ejemplo. Cuando abrimos un raw con camera raw u otro revelador no estamos viendo el archivo original pues implícitamente ya le aplicó unos ajustes previos. Aún pensamos que un raw es una diapositiva y realmente no tiene ningún parecido. Como fichero binario que es no representa una prueba fidedigna de lo captado por él en el momento de hacer click, pues puede ser manipulable mediante software específico y hacer realmente difícil o imposible encontrar lo alterado posteriormente. Incluso con el software Capture es posible alterar el raw nikon y volver a grabar en el mismo formato. 

5 - Si tuvieras que escoger y no tuvieras demasiado tiempo, ¿sabrías decirnos cuál consideras tu mejor fotografía y porqué?

Si me lo permites me quedaría con dos por también dos motivos diferentes. Comienzo con una de mis primeras imágenes de la playa de Gueirua hecha en invierno en un día en el que entraba un frente polar mucho peor de lo pronosticado. Estaba allí con mi amigo Lorenzo cuando empezó a granizar primero y nevar después, yo me escondí debajo del saliente del acantilado que hay justo delante de la cascada que llega a la playa. El espectáculo era impresionante como lo era ver crecer el caudal de la cascada por momentos. Lo que era un chorro cuando llegué se convirtió en un abanico de agua media hora después. Afortunadamente al cabo de más de una hora aquella tormenta  paró diez minutos, lo justo para hacer una composición pegado a ese precioso abanico. Cuando subíamos por la escalera mucha de la vegetación estaba blanca por la nieve, una última mirada a la playa antes de perderla de vista fue una visión en blanco que posiblemente nunca más pueda disfrutar. 
La primera vez que estuve en la playa de Campiecho y, desde entonces, su famosa cueva me imaginé la visión que tanto trabajo me costó plasmar. Ese fue el desencadenante de la compra de un objetivo ultra gran angular para captar la escena. Después de cinco “simulaciones” sin equipo decidí un día intentar la imagen. La tarde era ideal, nubes sueltas entre las que se colaba el sol lo que prometía una puesta llena de color. Una vez pasé el primer obstáculo estuve esperando una media hora para meterme en la cueva, mientras veía como se desvanecían las nubes en la dirección noroeste del cielo. Curiosamente no fue el oleaje el mayor problema de la toma, había llovido copiosamente días atrás y del techo de la cueva caían gotas por doquier. Con eso no contaba. Solo tuve una ventana de diez minutos con el sol entrando por la izquierda antes de que lo taparan las nubes que venían por el oeste. Para mi esta imagen significó una comprensión mucho mayor del mar y su oleaje, y del cuidado que hay que tener con él por cierto. 
Playa de Gueirua
6 - ¿Eres profesional o te planteas serlo y porqué?

Nunca me lo planteé, fundamentalmente porque mi profesión actual me encanta. Para mi la fotografía es una forma de desarrollar esa capacidad artística que en mayor o menor grado tengo, y que nada tiene que ver con mi formación científica. Y por supuesto que a esto debo añadir la consecuencia que la fotografía de naturaleza implica en el contacto y admiración de la belleza de nuestro entorno. Es más, a lo largo de los años me he dado cuenta que esto último es una constante entre todos los que la practicamos.

7 - ¿Qué valoración haces de tu presencia en las redes sociales y cuál es tu preferida para mostrar tu trabajo??

Para serte sincero, en mi caso las redes sociales han supuesto una maduración como fotógrafo impresionante. No sé si en las redes sociales he aportado algo al resto, pero de los demás aprendí muchas cosas. En primer lugar, las redes te permiten ponerte en contacto de una forma increíblemente sencilla con personas, entre las que te incluyo, que no solamente a nivel fotográfico te aportan ideas sino que a nivel personal te marcan metas a alcanzar después de conocerles.  
Y en el aspecto técnico te permiten adquirir conocimientos de una manera rápida y efectiva. Al fin y al cabo esa era la intencionalidad de internet.
Actualmente participo activamente mediante mi blog, en el portal de fotografía de naturaleza NatureScapesNet y por supuesto en Facebook.  

8 - ¿Como fotógrafo, cuál es el viaje que más te ha marcado y porqué?

Sin duda alguna mi primer viaje al oeste americano hace muchos años. Pisar los mismos lugares de mis ídolos de aquel entonces, Ansel Adams, Galen Rowell, Marc Muench, … era una gran excitación. Con la suerte añadida además de que en el centro de visitantes de Yosemite había una exposición de Galen Rowell, por dos días no lo conocí personalmente. Realmente aquellos parajes me sobrepasaban técnicamente por aquel entonces. Por primera vez vi lo que era fotografiar con cámaras de 4”x5”, los preparativos de la fotografía y la calidad de aquellas diapositivas. Cuando miraba mi Nikkormat FT3 sentía que estaba en otra dimensión. Recuerdo una anécdota en el Glacier Point con un fotógrafo que llevaba una Horseman de 4x5”, comentándole que solo llevaba seis rollos de Kodachrome 64 y que tenía que medir muy bien para no desperdiciar fotos, me dijo: pues eres muy afortunado porque vas hacer más fotos que yo en dos años. Sin duda alguna otra filosofía de la fotografía de paisaje.
Playa de Mexota
9 - ¿Eres purista o incluyes en tus trabajos retoques y manipulaciones digitales para mejorar las presentaciones más allá de los ajustes básicos?

Con la irrupción en la fotografía de la tecnología digital, y fundamentalmente del software que es parte inseparable, esos conceptos clásicos de retoque y manipulación deben ser redefinidos totalmente, o por lo menos en su mayoría. En mi opinión el software ha convertido estos conceptos en un problema de “intencionalidad” lo que sería sinónimo de “purista” en el sentido clásico de la palabra. La intencionalidad es una consecuencia de la ética personal y a mi en el instituto me enseñaron que ella deriva directamente de la educación recibida. Como siempre, y en todo aquello relativo a la acción humana terminamos acabando en el mismo sitio. Hace unas semanas le comentaba por privado a un fotógrafo que sigo en los foros el hecho de que en una de sus imágenes tenía una Vía Láctea en un paisaje que era imposible que allí estuviera. Me respondió que él se imaginaba aquella escena y por lo tanto la ponía, pues le encantaba, esa era su “intencionalidad”. Realmente no supe darle réplica razonada porque cuando yo pongo un neutro de diez pasos y otros filtros delante mi objetivo lo hago para conseguir una escena que me imagino “manipulando” la luz y objetos que tengo delante de mis ojos. La única diferencia es que para conseguir esto antaño solo se podía hacer utilizando herramientas hardware universalmente aceptadas como “validas” y que su “intencionalidad” era patente nada más ver la imagen. El software borra, o casi, esa “intencionalidad” pero ello en absoluto implica que esta nueva herramienta sea negativa, o digamos sospechosa, en sí misma y que su uso derive en menos mérito de la fotografía resultante. Es algo con lo que tendremos que convivir en el futuro y cada vez de forma más acentuada.
Casi todas mis imágenes actuales están basadas en la técnica de fusión de luminancias de diferentes imágenes. Lo hago así para conseguir la calidad técnica que quiero y además transmitirlo de la manera más fidedigna posible, esa es mi “intencionalidad”. Podíamos pensar que la fusión de luminancias es algo nuevo en la fotografía, pero en absoluto es así, solo cambia que ahora esa técnica está al alcance de todos de una manera muy sencilla. Pero lo cierto es que se empezó a utilizar casi al mismo tiempo (a finales de 1800) del descubrimiento de la fotografía. La imagen resultante de esta fusión la proceso globalmente con Lightroom como cualquier otra imagen raw.
Como te decía en la pregunta 4, manipulación digital tienen todos y cada uno de nuestras imágenes procesadas a partir de raws. Eso no tiene ninguna importancia, lo que importa es nuestra “intencionalidad”.

10 - ¿Cómo ves el futuro de la fotografía de naturaleza, hacia donde irá bajo tu criterio?

En mi opinión, la fotografía de naturaleza (y resto de disciplinas fotográficas) del futuro se llevará cabo con sensores y hardware más sofisticados con los que se conseguirán imágenes de mayor calidad técnica y en soporte de ficheros binarios. Esa información que por lo tanto será totalmente manejada por software cada vez más potente y manejable, hará que la frontera entre realidad y “virtualidad” de nuestra creatividad será cada vez más difusa o dicho de otra forma borrosa. No otra cosa podría derivar del uso del software, algo que por otra parte responde a la etimología de su palabra. Pero por otra parte el software es la herramienta que nos permitirá liberarnos de las limitaciones de los sensores, como nuestro cerebro lo hace de la mediocre calidad de nuestros ojos como sensor visual. Así que, en mi opinión, el futuro de la fotografía será una “aptitud personal” supeditada al nivel creativo de cada uno. Eso quiere decir que no tendrá ningún parecido técnico con la pasada fotografía “química” hasta hace poco reinante. Será la creatividad lo único que perdurará como hasta ahora lo conocemos en el mundo de la fotografía.

www.facebook.es/josefernandezgarcia

Moltes gràcies José!!

diumenge, 9 d’octubre de 2016

Història d'una fotografia: Stromboli, un somni o un mal son?

Nova entrada de la secció "Història d'una fotografia", una secció que em motiva especialment entrada rera entrada i on vull explicar sense embuts el que hi ha darrera de les fotografies que mostro, en aquest cas una erupció del volcà Stromboli.
De molts és sabut que els meus tres somnis d'infant era veure un baobab (que vaig aconseguir a Madagascar), una aurora boreal (a Noruega i Islàndia) i un erupció volcànica (a Stromboli) però en aquest cas he triat el que hi ha hagut darrera la visita al volcà per fer una entrada d'aquesta serie.
I és que abans de marxar tot eren flors i violes, anar a la illa de Stromboli, pujar al seu cim i veure i fotografiar el volcà en erupció... res més lluny de la realitat... us ho explico.
Mira que havia preguntat a algun company que ja hi havia anat abans i havia buscat webs i blocs de gent que relatés les seves aventures per veure les erupcions però en contra del que semblaria, no vaig trobar res, a les webs tot és molt maco i els dos companys que hi havien anat... la callada per resposta... certament no ho entenia, veia webs de viatges o de suposats guies fotogràfics que anunciaven l'esdeveniment, tot molt fàcil, només calia una cosa: pagar!

Desprès ho he vist, no és gens fàcil veure aquest espectacle de la natura i menys treure una bona foto, si més no, una foto original... m'explico, no, més fàcil, la foto que ve a continuació resumeix molt bé el que és un viatge a aquesta illa...
Si, ho veieu?? NO és veu el cim... i així dia darrera dia, la foto està feta des del vaixell que ens va apropar a la illa, un fast-ferry molt còmode però que li costa navegar quan fa vent, aquest punt que sembla que pot portar a la frustració va ser definitiu per nosaltres.
En principi el viatge estava previst per anar al Stromboli, uns tres dies i al Etna una quantitat similar de dies... però la realitat no va ser aquesta.
Fins a arribar a la illa tot és cosir i cantar, la cosa és complica quan preguntes per anar al cim... guies i més guies, botigues amb guia on et volen vendre les seves botes o el seu paravent per anar al cim ja que el teu no compleix les especificacions.. etc. amb la mosca darrera la orella, el millor que pots fer és apropar-te a un dels punts de reunió dels guies per pujar al cim i el que escoltes segur que no t'agrada, un piló d'explicacions tècniques però alguna com:
- Si als 300m d'alçada veus que la teva forma física no et permet arribar, gires i NO et tornem els diners.
- Si plou o cau un llamp, girem en el punt on ens trobem i NO et tornem els diners.
- Si és fa fosc comencem a baixar, independentment de si em vist una erupció o no i NO et tornem els diners.
i podria seguir i seguir però entenc que no val la pena i ja ho heu "agafat", si, sou llestos!!
En aquesta darrera foto és torna a veure el que us comento, a partir de uns 450-500 metres d'alçada, una massa de núvols baixos i densos no et permet veure més enllà, això 4 de les 5 nits que hi vàrem pujar, cada dia com un ritual, a prop d'una hora abans de la posta de sol fèiem el peregrinatge cap a dalt amb il·lusió i esperança de veure i fotografiar les erupcions i nit darrera nit baixàvem sense haver aconseguit l'objectiu, un dia per la boira que prou feines ens deixava veure un metre enllà, un altra per el plugim, un altre per tempesta elèctrica, etc etc i no va estar fins la darrera nit que vàrem tenir la sort de poder contemplar i fotografiar alguna erupció, similar a la de la primera foto, que he posat però que està entre desenfocada i trepidada degut al fort vent i a la dificultat d'enfocar amb un 100-400mm sense llum i per intuïció, ho podeu imaginar??
I sempre desprès de fer un grapat de metres de desnivell ja que partíem del nivell del mar i uns 20 kms diaris només per aquesta sortida... el premi era que al baixar a altes hores de la matinada veiem un cel estrellat espectacular però un cel que no veiem a partir de mitja alçada...
Doncs si, la darrera nit...i el ferry sortia a les 7:00... i eren més de les 4:00 que encara estàvem a dalt... però també va ser la darrera nit perquè vàrem perllongar el viatge tres dies més del previst, sinó haguéssim marxat sense veure cap erupció... i això no ho diu cap web, cap bloc però és la veritat... sinó com tindrien gent els creuers que anuncien una breu parada a la illa per veure el volcà de nit... (cap guia esta més tard de l'hora blava a dalt...) o els que anuncien "workshops" (dubtosos) per veure i fotografiar les erupcions... i els propis guies/fotògrafs no tenen ni una sola foto bona del volcà... si, està clar és un negoci i no cal dir-ho tot i mantenir el glamour però recordo dos dones aragoneses que varen perllongar el seu viatge per veure-ho i no ho varen aconseguir i com elles molta gent que marxa decebuda i pensant: "quina mala sort he tingut..." doncs no! poca mala sort, per desgràcia és lo habitual i perdoneu però "algú ho havia de dir..."

dimarts, 4 d’octubre de 2016

Montphoto - 2016

Aquest any Montphoto era una cita obligada, celebrava el seu vintè aniversari i no hi volia faltar per tot el que suposava tant a nivell personal com per la gent que ho ha fet possible any darrera any amb en Paco Menbrives capitanejant a tota la "tropa" que hi ha al darrera i que al llarg d'aquest anys s'ha anat convertint en una especie de família, la família Montphoto.
El Forat Blau - Premi Especial Comarques de Girona
Per això vaig buscar i rebuscar, mirar i remirar que hi presentava per intentar formar part del palmarès d'aquest any ja que intuïa que no seria una tasca fàcil i com s'ha pogut veure així ha estat, el nivell de participació cada vegada és més gran i amb més qualitat, tant dels participants del país com els estrangers, gent amb molt de nom i amb uns treballs reconeguts a nivell internacional.
Vaig poder completar les 25 fotos que es poden presentar amb una selecció que creia que tenia alguna possibilitat però si hagués tingut que fer una quiniela està clar que no la hagués encertat.
Al final em varen entrar dos fotos, les dos aèries, una premiada amb Menció d'Honor a Denuncia Ecològica  i l'altre amb el Premi Especial Comarques de Girona i de retruc els primer i segon premis de la categoria de Denuncia Ecològica al apartat de Montphoto-Aefona.
Quan la mort es vesteix de verd - Menció d'Honor a Denuncia Ecològica
Va bé tenir un punt d'ambició en aquests concursos però sempre tocant de peus al terra i tinguen en compte que és simplement un concurs i que les valoracions son sempre subjectives i personals dels membres del jurat, que en el cas de Montphoto, cada any el formen gent reconeguda dins el sector, tant nacional com internacional, així quan t'escullen una foto de entre les més de 10.000 d'aquesta edició ho valores com cal.
Una menció especial es mereix el Festival i la Gala, fa molts anys que hi assisteixo però mai havia vist la sala del Teatre tant plena, el dissabte no hi cabia ningú més i quan em va tocar parlar per agrair el premi especial em vaig sentir impressionat pel que s'havia convertit aquest esdeveniment al llarg dels anys i això encara et fa valorar més les intervencions dels ponents, la majoria amb molt bona nota.
Per acabar només desitjar que no pari en la seva evolució i creixement però sempre sense perdre aquest aire de companyerisme, familiaritat i punt de trobada que el caracteritza i que el fa el més especial entre tots els altres concursos en els que he tingut la sort d'estar premiat.
Benvingut Montphoto-2017....
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...